Llevo unas tres semanas teniendo buenas sensaciones cuando salgo a correr. Es verdad que no fuerzo tiempos ni hago largas distancias, pero la posibilidad de completar 10 kilómetros en una hora colma absolutamente mis expectativas iniciales cuando decidí marcarme como objetivo correr la media maratón en Valencia antes de este verano.

No es la primera vez que me lanzo a conseguir correr una prueba como la media maratón. Hace un par de años estuve muy cerca y me lesioné en el peor momento. Pero como todo el la vida, ese traspiés me ha servido para ver en qué fallé y no volver a repetir los mismos errores. En mi caso la falta de una dieta adecuada y el exceso de entrenamiento sin pausas de descanso fueron las causas de la lesión que me hizo parar durante varios meses.

Buen momento para iniciar el reto de la media maratón en Valencia

Es un buen momento para marcarme este reto. A punto de cumplir 40 años y en un momento en el que tenía que apostar por desterrar algunos hábitos de vida perjudiciales para mi salud, la motivación de hacer realidad esta apuesta personal me está generando sensaciones muy positivas en el día a día que me animan a avanzar en otros temas igual de importantes como la dieta a seguir para ir bajando peso.

Perder diez kilos en tres meses, empezar a correr 15 kilómetros sin sufrir demasiado, sentirme más rápido y ágil en los partidos de tenis y poder probarme ropa que tenía totalmente abandonada son motivaciones extra que configuran un círculo virtuoso para conseguir ese gran reto de acabar una media maratón. Un gran reto para el que aún no tengo fecha ni localidad seleccionadas, pero que a medida que vaya cumpliendo etapas empezaré a concretar y valorar opciones.